Gas

Gas


Gas es uno de los tres clásicos estados de matería (los otros son líquido y sólido). Cercanas al cero absoluto, una substancia existe como un sólido. Al añadir calor a esta substancia, funde en un líquido en su punto de fusión, hierve en un gas en su punto de ebullición, y si se calienta hasta un cierto punto, entrará en un estado de plasma en lo cual los electrones son tan energizados que dejan sus átomos dentro del gas. Un gas puro puede construido de átomos individuales (e.g. un gas noble o un gas atómico como el neón), moléculas elementales hechas de un tipo de átomo (e.g. oxígeno), o moléculas compuestas hechas de una variedad de átomos (e.g. dióxido de carbono). Una mezcla de gas contendría una variedad de gases puros. La separación grande de partículas individuales de gas es lo que distingue un gas de líquidos y sólidos. Esta separación suele hacer una gas incoloro invisible al observador humano. La interacción de partículas de gas en la presencia de campos eléctricos y gravitacional  es considerado insignificante por los vectores de velocidad constantes en la imagen.

El estado gaseoso de matería se encuentra dentro de los estados de líquido y de plasma, el último provee un límite de temperatura para gases. En la parte inferior de la escala del termómetro están gases cuánticos degenerativos que están ganando mayor atención hoy en día. Gases atómicos de alta densidad muy enfriados hasta temperaturas increíblemente bajas son clasificados por su conducta estadística como gas de Bose o gas de Fermi. Para una lista comprensiva de estos estados exótcos de matería, mire la lista de estados de matería.